las marcas a qué juegan

Sudor & Historia Humana ¿Y las marcas a qué juegan?

Después de un verano marcado por los Juegos Olímpicos de verano, cuando se saca a la palestra temas como patrocinios y campañas de publicidad relacionados con los deportistas olímpicos las cifras se disparan. Según publica el portal adweek.com, las empresas han gastado al menos 1,2 billones de dólares en anuncios nacionales con la esperanza de hacer sus marcas conocidas. ¿Quién de todos ellos será recordado?

Según la firma Realeyes, basada en la medición de emociones, 10 anuncios de las Olimpiadas han destacado por encima del resto en términos de ser emocionalmente convincentes. Así lo pudo comprobar Realeyes después de rastrear los movimientos faciales, en concreto 49 puntos clave, de 4.500 personas para lograr entender lo que cada uno piensa y siente. Después de analizar los datos se llegó a la conclusión de que las emociones eran las reinas de los anuncios.

Sudor, sangre y lágrimas frente a una historia humana, esta última puede dar lugar a más críticas por parte del espectador y por tanto, lograr una mayor repercusión frente al resto.

¿Las marcas a qué juegan?

Vistos estos datos, nos ponemos en el otro lado. ¿Qué necesitan de un deportista las marcas? Somos conscientes de la lucha de los deportistas por conseguir patrocinios, además de centrar sus esfuerzos por mejorar sus marcas, pero en ocasiones el camino no está del todo claro. Si estás leyendo estas líneas y te sientes identificado, puede que lo que te indique a continuación suene algo lógico y más de una vez lo habrás escuchado, pero es una realidad. Eso sí, no pienses que las firmas llaman a tu puerta de la noche a la mañana. Hazlo, se constante y llegarán.

  • No es necesario que seas el mejor en tu disciplina, pero las marcas sí valorarán tu capacidad de esfuerzo, superación y espíritu.
  • Buscan deportistas que sean un modelo a seguir, tanto dentro como fuera del campo.
  • Debes mostrar valores e imagen comunes a la marca, para así ganar más empatía.
  • Tienes que tener claro qué es lo que proyectas para no dar lugar a dudas y que no te encasillen en una imagen que no buscas proyectar.

Por supuesto, no puedes dejar de lado las redes sociales, si no estás no existes y no eres interesante para las marcas. Esto también lo habrás oído, pero busca ser diferente y aquello que te hace único. No solo esperes recibir, comparte tu tiempo y no olvides dar. ARRIESGA y espera, pero no lo hagas sentado.

No hay comentarios

Escribe un Comentario