Héctor Llorens

Héctor Llorens suma 515.000 metros por un futuro mejor

“Intento buscar retos y cosas que me motiven, y me ayuden a vivir experiencias que me enriquezcan”. Estas son las palabras de Héctor Llorens, después de terminar el UltraTri de Motril. Él se enfrentaba a esta prueba con un reto solidario detrás, sumar los 515.000 metros por un futuro mejor, todo lo recaudado iría destinado a los niños de Save the Children. Un reto solidario realizado junto a la empresa Innovatis.

Héctor había encontrado la motivación que necesitaba para tomar la decisión de luchar por su reto. Como él nos cuenta, “soy una persona donde todo lo que me aporta el deporte y la superación personal me ayuda muchísimo en mi vida diaria como profesional”, sumado a la oportunidad de que sus kilómetros podían ayudar a una acción solidaria. “En un principio lo veía bastante complicado, me frenaba bastante el miedo a no poder realizarlo, pero no podía desaprovechar una oportunidad así”, cuenta.

Mientras relata cómo vivió la prueba, su voz transmite calma, cabeza y satisfacción. “Soy una persona que le gusta poner un punto de alegría, felicidad y cachondeo a todo lo que hago, pero a la vez estoy muy centrado en lo que se refiere al deporte, porque considero que siempre hay una parte de riesgo de salud personal, donde hay un límite que no hay que sobrepasar”, asegura.

“Los últimos 80km de ese infierno de día”

Día 2, etapa de los 276 km de bicicleta, el punto de inflexión que le marcaría un antes y un después. “En ese momento mi cuerpo no tenía fuerzas para más, para una pedaleada más… no había manera de bajar mis pulsaciones, hacía muchísimo calor, quedaban muchísimos kilómetros. Estaba triste, decaído, no encontraba la motivación y digamos que mi mente desconectó”. Héctor sabía que, en ese momento de desconexión, su cabeza funcionó mucho más deprisa y le jugó una mala pasada. “No solo pensé todo lo que me quedaba para ese día, sino el error también fue pensar que al siguiente día me quedaban 84 km y quise tirar la toalla”, confiesa.

¿Qué pasó por tu cabeza para decidir seguir? En toda la entrevista, Héctor no dejaba de transmitir el importante papel de su equipo, “lo que me empujó fueron ellos, porque supieron gestionar la situación muy bien”. Pero hubo algo más, un vídeo muy especial, donde aparecían sus hijos. El equipo lo tenía preparado por si Hector se enfrentaba a una situación de crisis. Sin duda, esta era una de ellas. Su cabeza dio otro giro: “Sin necesidad de ver el vídeo, porque todo me molestaba… sólo con ver su imagen…”. Sólo le bastó esa imagen, la de sus hijos. Hector tomó la decisión, volvió a subirse a la bicicleta. “Hasta recorrer los últimos 80km de ese infierno de día, no paré de llorar, de dolor, de alegría, de sufrimiento, pero sobre todo de superación personal”, así es como relata ese momento, palabras textuales de la crónica que él publica en su blog (Mi primer y último Ultraman, 515.000m por un futuro mejor … )

Héctor Llorens

¿Con qué parte de toda la prueba te quedas? Se hizo el silencio. No hubo contestación al otro lado del teléfono. Pasaron unos segundos y se escuchó un suspiro. “Ahora es cuando me emociono yo… Nunca sabes este tipo de dinero dónde va a llegar. Colaboras con una organización, con una empresa importante a nivel internacional que tiene unos valores y que ese dinero ayudará a los niños que más lo necesitan. Siempre lo intentas imaginar de esa manera”.

A punto de terminar la entrevista, Héctor lanza las siguientes palabras: “Me quedo con el haber podido ayudar a esos niños y el haber vivido unas experiencias brutales con mi equipo de apoyo”.

Héctor no pudo cerrar la segunda etapa dentro del tiempo de corte, aunque si que completó y finalizó los 515.000 metros a recorrer entre los 3 días, ES UN ULTRAMAN. Con su esfuerzo, pasión y kilómetros logró recaudar casi 6.000 euros para la causa. De nuevo, de parte de todo el equipo de Esforç, Identitats Esportives ¡ENHORABUENA!

Héctor Llorens

No hay comentarios

Escribe un Comentario